Friday, February 24, 2006

el metro (1)


Son las 10 de la mañana. El metro está lleno, pero no tan apretado como un TransMilenio en hora pico. (Es más ancho.) Se sube al vagón un señor que empieza a hablar en mexicano sobre los 23 éxitos de las leyendas del Rock. Carga como un lastre sobre su cuello un parlantico que revienta muy duro. Empieza a sonar Get Back, de los Beatles. Luego de treinta segundos de atravesar con dificultad el vagón mientras suena la canción, grita cuatro o cinco nombres de canciones clásicas y adelanta el track del discman que lleva en su mano. "Diez pesos le cuesta, diez pesos le vale". Comienza a sonar Paint it Black. Yo canto muy suavemente las primeras líneas de la primera estrofa. La música se detiene cuando el metro llega a la estación Cuitlahuac, y el hombre sale de mi vagón para entrar al siguiente.


Un hombre anciano ya se sube al vagón. Dice una de las frases más célebres que he escuchado en México. "¿Cómo hace uno, teniendo setenta y tres años, para ganarse unas monedas sin dar lástima?" Su respuesta es ¡haciendo magia! El hombre desaparece y hace aparecer una bolita roja, dos bolitas rojas, ninguna bolita roja; nos hace sonreír a todos y logra perfectamente su cometido relativo a las monedas.



Sube al vagón del metro un joven con aspecto rudo. Bien podría uno encontrárselo en alguna de las calles del centro de Bogotá. No lleva camiseta, tiene un pantalón negro de sudadera y unos tenis muy gastados. Carga en sus manos un costal doblado. Dice con voz fuerte (como la que debe uno tener para que se le entienda lo que dice mientras el metro anda), en dialecto mexicano (yo lo traduzco al colombiano como lo recuerdo): "Esto que voy a hacer le puede parecer a algunos muy ofensivo, pero sería más ofensivo que vivera sacándoles cosas de los bolsillos, ¿o no?" Inmediatamente después lanza al suelo el costal y lo desdobla. En él hay pedazos de vidrios. Pone su cabeza en el suelo y da medio bote, recostando su espalda sobre los vidrios. Deshace el medio bote y se incorpora, para luego lanzarse de costado contra los vidrios, haciendo que dos o tres pedazos pequeños se le claven en el brazo. Se levanta y hace lo mismo con su otro costado. Camina frente a mí, y yo contemplo absolutamente sobrecogido cómo un tímido hilo de sangre baja por su brazo izquierdo. Repite su performance para los que están más adelante, al otro lado de la puerta del medio del vagón. Cuando recuesta su espalda contra los vidrios, veo la expresión de dolor en su rostro. Al terminar la segunda parte de su acto, se levanta y pasa por todo el vagón pidiendo monedas, sin mirar a nadie a los ojos.

 Posted by Picasa

9 comments:

Juan Diego said...

Imagínese lo impresionante que debe ser un paseo así para quien nunca ha visto nada parecido. Oiga su vagón se ve mil veces mejor que los que me han tocado en el tube, ¿será que, acá o allá, varían mucho?.

BR said...

Muy lindo, amplio y limpio, lástima que la miseria se lo haya tomado

javier guillot said...

Duro lo del tipo que se clava los vidrios. Muy duro.

Me gusta el color naranja de los vagones.

Jorge said...

Lo que pasa con el tube en Londres es que es monstruosamente grande -en cuanto al cubrimiento, no en cuanto al tamaño de los vagones que, efectivamente, son un tubo-.
Juan, hable del olor del metro. El de cada ciudad huele diferente. Al de Barcelona se le alcanza a colar el olor del mar, el de Caracas huele a aeropuerto, el de Roma a sitio de construcioón, etc. ¿Cómo huele el del DF?

Bloom said...

El Metro de NY huele a carbón quemado, a hollín, a grasa.

Anonymous said...

Nada como cabalgar "a pelo" en una silla trasera de una buseta capitalina.

Adriana said...

no tienes que ir a Mexico para ver las "delicias" del rebusque citadino. no?

jp said...

JD, en realidad mis fotos son engañosas. (1) Mi cámara tiende a palidecer los colores -el metro tiene un tono amarillo que no se ve bien en las fotos-; (2) tomé las fotos temprano en la mañana, antes de que la gente se subiera al vagón; (3) tomé las fotos en la línea que tiene las sillas más bonitas.

BR, yo diría: una lástima que la miseria pase frente a nosotros todos los días y hayamos aprendido a ignorarla.

Guilló: Sí, el naranja es bonito. Hay un pedazo en que el metro sale de debajo de la tierra; desde fuera se ve más bonito aún.

Patiño: Mmmm... no sé si estén de acuerdo los demás, pero a mí el metro a ratos me huele a tortilla de maíz. Sobre todo cuando hace mucho calor.

Adriana: tienes razón. Sin embargo, aunque ya estamos familiarizados con todo tipo de rebusque por el transporte bogotano, algunas de las cosas de aquí nos han impactado mucho. Tengo que contarles la última, la más pesada de todas...

shaikai said...

¡En Tokyo el metro no huele a nada!