Saturday, June 16, 2007

e & r

No, no habita en mí una ley moral.

¿Y qué?

5 comments:

javierguillot said...

¿En serio no? Yo sí creo que habitan, hermano, y muchas. Sólo que no desde que usted nace.

Ole, y la cita del libro de Sábato está bárbara. ¿Cuándo me lo pasa?

Bernard said...

Bueno, queda el cielo estrellado....

aranta said...

uy no, sin vendérsele a la incontinencia!
fundamental que habiten, pero que se pierdan de vista, de cuando en vez, de vez en cuando, en la mayoría de los cuandos y las veces -en mi caso particular-.

jp said...

Javier: Si no habitan desde que uno nace, bien podría uno sacudírselas un buen día, ¿no? ¡Y el libro se lo paso cuando finalmente acepte que nos veamos un rato!

Bérnar: Que viva el cielo estrellado.

Aranta: ¿Por qué es fundamental que habiten? (¡Digo, además de para preservar la incontinencia!)

javierguillot said...

Claro que se las puede sacudir hermano. Pero no sé si se las pueda sacudir todas. Hm. Hm. De pronto sí.